4 pasos concretos para dejar ir el resentimiento

por | 0 Comentarios

Cuando estás resentid@ con los demás, te sientes enojado con ellos porque no se han comportado de la manera en la que tú querías. Puede que hayan roto sus promesas, o quizás no te han dado lo que esperabas de ellos. Puede ser que tú creas que te deben algo y que no te lo hayan dado.

El resentimiento suele generarse cuando no te comunicas de forma efectiva con aquellos que crees que te han ofendido. Es decir, cuando no les cuentas que te sientes herido, o no les comunicas tus necesidades y deseos, asumiendo que deben saberlo de forma natural.

También puede crecer cuando sí expresas tus sentimientos, aunque  no todavía no sabes deshacerte de ellos y perdonar.

Como dijo Nelson Mandela, “El resentimiento es como beber un veneno y esperar que esto mate a tus enemigos”. Simplemente no funciona.

Cómo se genera el resentimiento

Como cualquier otra emoción, el resentimiento crecerá en intensidad siguiendo la fórmula:

interpretación + identificación + repetición = emoción fuerte.

Puedes estar resentido con alguien durante años por algo insignificante debido a:

  •  Tu interpretación del suceso
  • Tu identificación con la historia que te estás contando a ti mismo, y/o
  • El número de veces que repites lo que ha sucedido en tu mente.

 

Vamos a imaginar que uno de tus amigos “te ha traicionado” al no invitarte a una fiesta. En tu mente, tu amigo realmente te ha traicionado y estás muy ofendido por ello. No puedes dejar de pensar: “¿Cómo puede haberme hecho esto?”

El pensamiento te consume durante semanas y decides dejar de hablarle. Meses después, sigues resentido. Fíjate que el suceso en sí no es para tanto. Lo que crea el resentimiento es tu interpretación del suceso.

Pero, ¿es posible que tu interpretación sea incorrecta? ¿Y si tu amigo asumió que no te gustaría la fiesta? ¿Y si pensó que estabas demasiado ocupado?

Es cierto que, de todas formas, debería haberte invitado, pero nadie es perfecto. Si hubieras dejado de lado tu interpretación y hubieras hablado con él desde el principio, puede que las cosas hubieran terminado de otra manera.

Para empezar a dejar ir el resentimiento, vamos a ver la importancia de:

1. Cambiar/reevaluar tu interpretación
2. Confrontar la situación
3. Perdonar (liberarse de la identificación), y
4. Olvidar (detener la repetición).

El resentimiento surge de tu interpretación de algo que te ha sucedido. Esta interpretación te lleva a sentirte traicionado y experimentas enojo, o incluso un deseo de venganza. Al repetir la escena en tu mente, permites que se genere el resentimiento y, si evitas confrontar la situación o a la persona que crees que te ha ofendido cuando surge el resentimiento, la emoción continuará creciendo.

Para evitar que el resentimiento crezca, es necesario que reevalúes tu interpretación de lo que ha sucedido, y que confrontes la situación o a la persona con la que estás resentido. Después de hacer esto, tienes que estar dispuesto a perdonar y deshacerte de tu resentimiento. Por último, tienes que elegir olvidar. Esto implica no repetir una y otra vez la escena en tu mente.

     1. Cambiar/reevaluar tu interpretación Para ver las cosas en perspectiva, es importante que te fijes en tu interpretación de lo que ha sucedido. ¿Puede que hayas exagerado la situación? ¿Es posible que hayas malinterpretado algo?

Pregúntate qué es lo que ha sucedido exactamente. Cuando dejas a un lado tu interpretación solo quedarán los hechos. Fijarte en lo que realmente ha sucedido puede darte una visión nueva y valiosa de la situación, permitiéndote reemplazar tu interpretación actual por una que te empodere más.

       2. Confrontar la situación Si estás resentido con una persona, quizás necesitas hablar de forma honesta con esa persona y compartir lo que sientes. A menudo el resentimiento crece cuando no compartes tus sentimientos con la persona con la que estás resentido.

Esto suele deberse al miedo: miedo a parecer vulnerable, miedo a hacerle daño a esa persona, o miedo a que la relación que tienes con esa persona empeore.

Si no eres capaz de hablar con esa persona directamente, una alternativa es escribirle una carta. Incluso aunque no la llegues a enviar, el simple hecho de escribirla puede ayudarte a liberar parte de tu resentimiento.

     3. Perdonar Una vez que hayas encontrado una vía para expresarte, puedes empezar a perdonar. Ya has revisado los hechos y has reevaluado tu interpretación. En caso de que fuera necesario, has tenido una conversación sincera con la persona con la que estabas resentido. Has hecho lo que tenías que hacer, y ahora puedes dejar ir la emoción.

Piensa en las consecuencias negativas que ha tenido el resentimiento en tu vida. Escribe cómo ha afectado a tu felicidad y a tu tranquilidad.

Recuerda que el resentimiento es el resultado de tu apego al pasado. Perdonar simplemente es volver a conectar con lo único que es real, el presente, mientras olvidas lo que no es real, el pasado. A continuación, libéralo. Imagina cómo será tu vida y cómo te sentirás una vez que te hayas liberado del resentimiento. Hazlo ahora mismo. Déjalo ir. Perdona.

Recuerda que perdonar es un acto de amor hacia ti mismo. No perdonas solo porque tienes compasión, sino porque valoras tu felicidad más que ninguna otra cosa. Cuando perdonas, dejas de aferrarte a tu historia y te distancias de los pensamientos relacionados con ella.

     4. Olvidar Por último, olvida. Olvidar consiste en dejar de repetirte los pensamientos relacionados con el resentimiento y seguir adelante. Cuando aparezcan estos pensamientos, déjalos ir. Con el tiempo, perderán su poder.

PROPUESTA DE ACTIVIDAD PRÁCTICA DEL MÉTODO

RESUMEN del método de 4 pasos para dejar ir el resentimiento:

  1. 1. Cambiar/reevaluar tu interpretación
    Escribe lo que ha sucedido exactamente. Si quitas tu interpretación, ¿cuáles son los hechos?
  2. Confronta la situación
    Si estás resentid@ con alguien, puede que necesites tener una conversación sincera con esa persona. Si no eres capaz de hablar directamente con esa persona, puedes escribir una carta. Incluso si no la llegas a enviar, el simple hecho de escribir una carta puede ayudarte a liberarte de parte del resentimiento.
  3. Perdonar
    Ahora que has encontrado una vía para expresarte, puedes perdonar. Escribe cómo afecta tu resentimiento a tu felicidad y a tu tranquilidad:
    Ahora, imagina cómo sería tu vida y cómo te sentirías si dejaras ir ese resentimiento. Hazlo ahora mismo. Déjalo ir y permítete perdonar.
  4. Olvidar
    Por último, olvida. Comprométete a dejar ir tus pensamientos de resentimiento. Cuando veas que surgen pensamientos de este tipo, déjalos ir.

 

✴️ Y si de esta lectura surge alguna duda, cuenta conmigo! 

¡NO TE PIERDAS ESTA OPORTUNIDAD!

-UNETE SIN COSTE-

 SESIÓN DE EXPLORACIÓN

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.