Entusiasmo, cómo funcionar cada día al 100% (aunque ahora no estés en forma)

por | 0 Comentarios

La clave del coaching no es que te diga lo que tienes que hacer, no es revolver en tu pasado y darte unos ejercicios para hacer en casa. Lo que sí puedes hacer es darte cuenta y motivarte. Así eliminarás todos los dolores de cabeza y mucho trabajo extra si descubres cómo estar inspirado todos los días.

Por eso puedo ofrecerte  unas dosis  para motivarte. Con ellas «verás» lo que antes no veías en ti. La foto de tu vida será mucho más grande y con poder para acercarte a cualquier proyecto. Se amplificarán tus fuerzas y las soluciones para saltar obstáculos saldrán en un abrir y cerrar de ojos. Serás una versión agrandada de ti mism@.

¿Cómo te hablas?

¿Cuántas veces al día te sorprendes hablándote en negativo? Más de las que crees. Es algo innato.

Siéntete entusiasmad@ con lo que haces cada día y verás cómo la pasión se convierte en acción.

Hay personas que inconscientemente, se quejan de casi todo porque sólo piensan en negativo. Pero puedes cambiar esa situación. Y más rápido de lo que crees.

A continuación te muestro que hay mil formas de motivarte. Verás cómo cambiar el dialogo interior negativo por positivo lo cambiará todo, cómo planificar te dará la vida que buscas, cómo reírte más y escuchar será la mejor motivación, cómo el deporte y una alimentación sana dispararán tu motivación.

Incluso te ayudarás de las pausas para motivarte. Con estas pequeñas dosis por fin transformarás  el dialogo interior insatisfactorio  y podrás motivarte para pensar a lo grande.

Lo primero: No pierdes el entusiasmo, sólo «crees haberlo perdido»

El entusiasmo no se pierde, se cree que se ha perdido. Así que no te rindas. Además nadie puede estar entusiasmado al 100% «siempre», a veces desaparece un pequeño tiempo, pero luego vuelve con más fuerza si persistes.

El entusiasmo se recupera con un buen entreno. Se trata de lanzarte a tus objetivos aunque al principio cueste y no veas el resultado. El libro que empiezas a escribir, el negocio que montas o construirte una nueva red de contactos es árido al principio, pero en cuanto empieces  con un primer paso, el entusiasmo por seguir aparecerá. Para ser bueno en entusiasmo tienes que entrenarte. Pero es un entrenamiento dulce porque disfrutas del premio enseguida.

Es como estirar músculos, al principio duele, pero la mejora varias horas después es inmensa. Así que haz el trabajo sucio de empezar con ese proyecto que pospones en tu cajón y espera un poco. No caigas en la trampa de creer que eso no sirve. El buen escritor escribe sin ganas, el buen jugador entrena aunque sean movimientos rutinarios y el mejor pianista realiza sus ejercicios aunque sean monótonos.

Tendrás que hacer cosas repetitivas como ensayar movimientos, planificar repetitivamente o convencer repetitivamente. Entonces el entusiasmo acabará apareciendo. Nunca abandones porque puedes estar a un milímetro de ver tu objetivo posible y que aparezca un entusiasmo brutal. Entrénate en silencio porque estás construyéndote una gran fortaleza.

Nunca equivoques el orden de estas 2 cosas porque tu salud mental está en juegoLa gente equivoca el orden.

Se trata primero de ser feliz para conseguir más, no conseguir más para luego ser feliz.

La clave de la vida es ser feliz ahora, estés en la situación que estés.

¿Y si decides entonces sentirte bien ahora mismo? Y sí: ser feliz es una decisión.

Porque si decides vivir el momento:

  1. Apreciarás lo bueno que tienes (que lo tienes).
  2. Planificarás un gran futuro porque siendo feliz se piensa mejor.
  3. Nadie podrá quitarte lo que has disfrutado este momento.

Puedes montar un proyecto monumental disfrutando del momento. La gente cree que sólo puede construir imperios preocupándose y eliminando la diversión. Pero es al revés. Consigues lo grande cuando disfrutas del presente.

Cuando veas que perseguir y conectar con tus sueños mientras disfrutas del momento es la clave, dirás adiós a TODAS las crisis y angustias. Muchos no lo creen porque existen demasiados profesionales que viven de la infelicidad y necesitan vender sus pastillas y tratamientos millonarios.

Un ejemplo: Muchos se deprimen cuando pierden su trabajo… ¡que odiaban! Pero ahora tienen tiempo para pensar en lo que les gusta y ganarse la vida con ello. Perder el trabajo es una oportunidad inmejorable que tienen que aprovechar. Que disfruten del momento, incluso de un despido. Puede ser lo mejor que les pase nunca.

Así que disfruta del desayuno, de ese viaje en autobús, de ese pequeño descubrimiento o de esa amistad. No sufras ahora porque ya serás feliz cuando consigas tus objetivos. Entrénate a ser feliz hoy y estate a gusto contigo ahora. Llegarás mucho más rápido a tus metas si vives el momento.

Inesperadamente divertido: planificar

Nos quejamos del terrible estrés diario y corremos a todas partes. Pero no hay que correr, hay que planificar.

Si te ves corriendo es que tienes que planificar más. Terminarás tus gestiones en la mitad del tiempo (o menos) si planificas más. Y dejarás de agobiarte. Planificando ves que puedes conseguir tus sueños en menos tiempo y eso entusiasma.

La clave de la eficacia no es correr más sino planificar.

Cuando planificas encuentras atajos y descubres maneras de completar varios proyectos al mismo tiempo. Planificar ahorra días y meses porque tus movimientos planificados cubren varias gestiones al mismo tiempo.

Por ejemplo: Completar la tarea de convencer a alguien de algo.

Planifícalo y verás que puedes:

  1. Convencer a esa persona.
  2. Al mismo tiempo entrenar tus dotes de persuasión.
  3. Al mismo tiempo ver en qué más cosas podéis colaborar. ¿Un socio de futuro?
  4. Al mismo tiempo que te diriges a él aprovechas para pasar por X sitios y reanimar otras gestiones que si no se dormirán.
  5. Dejarás unos documentos en su sitio y aprovecharás para comentar otro tema por donde pasabas.
  6.  Pon tu mismo lo que necesites…

Como ves esto puede refinarse muchísimo.

Si planificas puedes reducir de tres a diez veces lo que tardas en terminar algo. Probado. Lo he medido. Mis planificaciones a corto plazo me ahorran tres veces el tiempo inicial y las de largo plazo hasta diez.

Así que deja de echar un pulso al tiempo y pasa más tiempo pensando. ¿Qué tal si dejas de ir corriendo a todas partes y apartas media hora diaria para pensar? En cuanto empieces con este hábito dejarás al momento de correr, de estresarte y de frustrarte. Y vendrá el entusiasmo gracias a acelerar tus objetivos.

Una idea: ¿No te merece tu alegria utilizar un tipo de transporte (ej. Bus en vez de coche) en el que no tengas que hacer nada y aproveches ese tiempo de forma útil para pensar y planificar?

El respiro breve pero necesario

Te propongo el hacer pausas conscientes, sí.

Desestresarse puede ser tan sencillo como hacer pequeñas pausas. Lo habrás oído mil veces, muchos slogans publicitarios se basan en las cómodas pausas. Pero no hacemos caso y creemos que trabajando sin respiro rendiremos más. Pero así rendimos menos y nos cargamos de estrés.

Haz micro pausas. Pausas de cinco minutos para respirar profundamente, levantarte de la silla y estirar las piernas un minuto. Vale andar un poco, vale un té o café, vale perder la mirada en el horizonte y vale jugar a un videojuego ¿por qué no? Se trata de desconectar, de tomar aire para seguir con todas tus fuerzas.

Las pausas de cinco minutos son un potente desestresante. No pierdes el tiempo, lo ganas porque es tiempo útil. Descansar cinco minutos regenera tu subconsciente, ordenas ideas porque dejas trabajar al subconsciente sin enviarle información nueva. Entonces vuelves a retomar lo que hacías y tienes la mente clara. De repente aparece esa idea que se resistía gracias a tus cinco minutos de pausa. Y vuelve la motivación.

entusiasmoAlgo que a veces olvidas: ensalzar tus fortalezas

Es bueno admitir puntos de mejora, ser honesto contigo es la mejor política porque reconociendo tus mejoras posibles, sabes dónde por donde seguir. Pero lo contrario también funciona.

Ser honesto también es admitir fortalezas, que las tienes. Reconocer tus puntos

Saber que vales y haces algo importante es un aliciente enorme para seguir. Más entusiasmo.

La mayoría se tortura demasiado por algo que llama «sus debilidades». En vez de verlas como oportunidades de mejora, su humildad excesiva les hunde. Pero también hay que concentrarse en las fortalezas porque son las que corrigen las «debilidades».

Si tu fortaleza es la perseverancia y tu debilidad la pérdida de concentración, ya puedes solucionar esa última . A partir de ahora dirás: “Soy bueno perseverando y cuando vea que mi mente se escape diré: “Vuelvo a ello, vuelvo a ello y vuelvo a ello“. Y corregirás tu punto de mejora gracias a reconocer tus fortalezas.

Puedes tener las mejores ideas del mundo, los mejores contactos y  además saber de tus talentos y practicarlos, pero necesitas ensalzar tus fortalezas para entusiasmarte y seguir. No las escondas. Aunque sea para ti.

No la escondas más. Una habilidad reconocida potenciará las demás.

“STOP. Puedo con ello” y los pensamientos negativos se irán

En cuanto aparezca el mínimo pensamiento negativo, di STOP, y si puedes en voz alta. Así pararás los dañinos pensamientos negativos al momento. Elimina los frenos de tu vida. En cuanto oigas “No puedo” o “Una vez lo intenté y fallé” di: STOP. El entusiasmo también es decir STOP.

Es tan sencillo como STOP a lo negativo y sustituirlo por un buen recuerdo.

La próxima vez que merodee un pensamiento difícil di: “STOP, puedo con ello”.

  • La próxima vez que tengas que concentrarte durante dos horas para acabar ese trabajo y surja la duda, di: “STOP, puedo con ello”.
  • La próxima vez que tengas que dar tu opinión a mucha gente y te acuerdes de tu timidez di: “STOP, puedo con ello”.
  • La próxima vez que estés planificando tu futuro y venga una idea negativa, di: “STOP, diseño mi futuro con un plan genial.”
  • Si empiezas desde que te levantas diciendo “STOP” al pensamiento negativo, no habrá tristeza ni depresión.

IMPORTANTE:

Nunca bajes la guardia. El pensamiento negativo querrá aparecer siempre.
Incluso en un momento positivo querrá su protagonismo, pero tú dirás: “STOP”.

Los pensamientos negativos no son nada sin tu atención. Cuantas más veces digas “STOP”, cuanto más te rías de ellos, cuanto más los sustituyas por afirmativos y planes de futuro, más poder  interior generarás. Eres lo que piensas y si echas a los pensamientos negativos tendrás pista libre. En afirmativo conseguirás lo que quieras.

Si te concentras en lo positivo- además de ser más productivo- respiras mejor y alimentas tus células con más oxígeno, lo cual alargará tu vida.

Otras veces no aparecerá un pensamiento negativo, aparecerá una persona negativa. Pero igualmente di “STOP”. Di que no estás de acuerdo con lo que dice y apártate de él. Sin malos modos. Sin escenas. “Adiós, encantado de conocerte”, aunque sea un amigo. Si te afecta negativamente, no es tu amigo.

Que tus influencias sean sólo positivas.

Construye tu vida rodeándote de los que suben tú moral.

Que de vez en cuando sean críticos, eso está bien, pero que el 90% de las veces te sientas a gusto con ellos. Rodéate de un equipo de positivos. STOP a los negativos.

 

Agradecida por tus comentarios…

🤗¡Te abrazo y…
✨Ojalá seas tú todos los días de tu vida!

Ana BeuSam

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.